La devoción al Santo Niño de Atocha ha disminuido, pero afortunadamente no se ha perdido, han sido varios factores que la han generado: como la falta de infraestructura para atender a los visitantes y la inseguridad. Ya se buscan los atractivos para recuperar el tercer sitio religioso más importante del país.

El cronista de la ciudad, Gustavo Dévora Rodarte, compartió: Plateros, pocos conocido como San Demetrio, llegó hacer el tercer sitio religioso en el país, después de la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México y la Virgen de San Juan de los Lagos, en Jalisco, el Santo Niño era el tercero en adoración.

La característica del Santo Niño de Atocha, es que su devoción es allende de las fronteras, particularmente en España de donde vino, pero desde luego tiene una devoción enorme en los Estados Unidos de América y en América Latina en términos generales, por otro lado, esta devoción llegó hasta las Filipinas, que en su momento era parte del Imperio Español de Carlos V, prácticamente es una veneración universal.

Desafortunadamente, en los últimos 20 años paulatinamente ha ido disminuyendo la presencia de visitantes, habido muchas razones, en primer lugar no se hizo desde un principio la infraestructura necesaria para atender a los visitantes que son muchos, es decir, que tuviera las facilidades suficientes de alojamiento, estacionamiento, alimentación, para que pudieran permanecer cierto tiempo en el Santuario.

La gente que conocía estas deficiencias simplemente hacia el propósito de llegar, visitar al Santo Niño de Atocha y retirarse, duraba horas, a veces minutos nada más. Posteriormente se contó con la infraestructura suficiente pero fue parcial la solución, pero además no fue la adecuada, y sigue habiendo una enorme necesidad de infraestructura, tanto del trayecto de Fresnillo a Plateros, por carretera como de las instalaciones, que si bien las hay pero no son las suficientes que permitan que tengan servicios adecuados todos los visitantes.

Además por la devoción, se creó un comercio de venta de imágenes y de milagros del Santo Niño de Atocha y de diversos objetos que carácter religioso, creció mucho y desde luego no cuenta con las instalaciones suficientes para ofrecer los productos, que también son artesanía muy importante que debemos de conservar para los visitantes que vienen.

Todo esto se le agrega las condiciones de inseguridad general, que se vinieron y que de alguna manera disminuyeron la visita de los peregrinos, de los fieles al Santo Niño de Plateros.

En este momento existen, por parte de las autoridades del Estado como del Municipio una serie de programas de apoyos que si han sido eficaces, pero no suficientes, hace falta más apoyo, entre otras cosas.

Un atractivo adicional sería la apertura del Museo de los Retablos, porque sería una instancia única en el país, con una riqueza en cuanto al volumen y las características de ese arte popular que merecen toda la difusión para que tenga más visitantes.

Hay varias cosas adicionales que no se han tomado en cuenta, como es el nacimiento en Plateros el Sargento Antonio del Río Armenta, quien fue precisamente el que escribió la canción de “La Adelita”, quien en la vida real fuera la pareja sentimental de “Adelita”, pero murió a consecuencia de su participación en la lucha armada de la revolución, en la Toma de Zacatecas y ya no se pudo casar como era su propósito, pero quedó embarazada su amada y tuvo familia.

Sería un atractivo adicional hacer una estatua bien presentada y tenerla cerca del atrio del Santuario y seguir con el propósito de que haya más hoteles, más restaurantes, más servicios turísticos, más servicios comerciales, más estacionamientos, mejor carretera, más promoción.

Por su parte, el delegado municipal Javier Moreno Arrollo, coincide al señalar que la seguridad, los vendedores ambulantes, pero sobre todo este último, es tema que todos sabemos que es el punto número uno, porque les damos muy mal aspecto al turismo,

Pero ya estuvimos platicando con las fuerzas vivas de Plateros, que son el Ejido, la Iglesia, la Unión de Comerciantes y con el pueblo en general para buscar alguna alternativa, una solución, por culpa de unas cuantas personas la llevamos todos.
Así se refleja la inquietud de los peregrinos y ya no hay mucho flujo de peregrinos, de visitantes.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here