Propietarios de tiendas minoristas y otras pequeñas empresas denunciaron que se sienten desprotegidos y temen por su seguridad ante la ola de violencia que se vive en el estado, sobre todo luego de los delitos que se han cometido recientemente contra integrantes de dicho sector.

Este martes, en su rueda de prensa semanal, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Ismael Camberos Hernández, confirmó que el llamado “cobro de piso” es una de las principales líneas de investigación en el caso de la mujer que fue asesinada este lunes en un local del Mercado Arroyo de la Plata, en el Centro Histórico capitalino.

Ante el número de hechos similares ocurridos durante el último mes, varios comerciantes de la zona conurbada –quienes solicitaron anonimato para temor a represalias– afirman que se sienten desprotegidos.

NTR Medios de Comunicación contactó con la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) para conocer la cifra de establecimientos afectados, pero sus representantes se negaron a declarar sobre el tema, por temor.

Desprotegidos

“Ése es el sentir generalizado de los comerciantes. La gente tiene miedo de abrir sus negocios, algunos hasta se han enfermado del miedo y por la preocupación de que alguien llegue a ‘ofrecerles protección’ a cambio de una cuota”, explicaron locatarios.

Criticaron la respuesta de las autoridades ante este problema, pues consideraron que no garantizan condiciones de seguridad para el sector.

“No hacen nada. Nada más presumen y dicen, se exhiben, diciendo que todo está bien, cuando en realidad la violencia se ha disparado”.

De acuerdo con fuentes de la Canacope, en 2015 y 2016, aproximadamente 600 pequeños negocios de la entidad cerraron a causa de la inseguridad que se vivió esos años, pero se estima que esa cifra ha aumentado este año.

“Esto va de una manera generalizada. No hablamos de un municipio en específico, porque se da (la inseguridad) en todo el estado”, aclararon comerciantes.

Resaltaron que muchos propietarios de pequeñas y medianas empresas son personas de la tercera edad, quienes han optado por cerrar sus negocios a pesar de que son su única forma de mantenerse.

“No es que los dueños se esperen a abrir a ciertas horas de la noche. Los negocios permanecen abiertos todo el día y estando el negocio abierto llegan los amantes de lo ajeno y, si no se llevan el efectivo, se llevan mercancía”.

Por último, los comerciantes expusieron que se mantienen en vigilancia permanente: “no sabemos si tenerle más miedo a la policía o a los que dicen que son los malos”.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here