La situación que priva en los cuerpos de seguridad pública de los municipios de Zacatecas es desalentadora: ninguna de las direcciones cuenta con los elementos requeridos ante el número de habitantes y, en ocasiones, sólo se cuenta con un policía por demarcación.

En una investigación realizada por NTR Medios de Comunicación, se logró constatar que en al menos 30 municipios, los elementos de seguridad pública son insuficientes para atender las necesidades mínimas indispensables en materia de seguridad.

Se carece de lo más básico

Veinte direcciones de Seguridad Pública Municipal (DSPM) carecen de armamento, uniformes, patrullas, instalaciones, mejores salarios y óptimas condiciones de trabajo; situación que a los presidentes municipales les ha sido difícil solventar, ya que argumentan que es por la falta de apoyo por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y gobierno del estado.

A un año de haber iniciado su administración municipal, a los alcaldes les resulta imposible la adquisición de equipamiento, ya que los pocos municipios que tiene acceso al Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg) destinan el recurso para el pago de nómina del personal del ayuntamiento o recurren al fondo de aportaciones para fortalecimiento de los municipios, dinero que es insuficiente para tener policías al nivel de las demandas de la población.

Los municipios de Luis Moya y Vetagrande cuentan con tres policías, que se dedican a actuar en acciones de contención en las 25 comunidades que conforman ambos (11 y 15 respectivamente).

Daniela Alba Rivera, presidente municipal de Luis Moya, lamentó que la única respuesta de la SSP sea un “hay que esperar”, ya que la presencia de elementos castrenses es insuficiente para atender a los más de 13 mil habitantes.

Por su parte, Juan Antonio Herrera Morua, alcalde de Vetagrande, ha tenido que reforzar la coordinación con elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y de las DSPM de Panuco, Guadalupe, Morelos y Calera; incluyendo a párrocos; quienes en cada sermón hacen la invitación a la población para formar parte de la Policía Municipal, “porque esto de la seguridad no es tema del gobierno si no de la sociedad y es necesario darle solución”.

Le siguen los municipios de Genaro Codina y Monte Escobedo con cuatro elementos; cinco en Momax; seis en Pánfilo Natera y en Santa María de la Paz; siete en Enrique Estrada; nueve en Pánuco y Ciudad Cuauhtémoc, y 10 en Cañitas de Felipe Pescador.

La alcaldesa de Momax, Genoveva Miramontes Luna, informó que el municipio cuenta con cinco elementos, de los cuales tres aprobaron su examen de confianza, y el resto está en espera de los resultados.

“Está muy difícil contratar más personal para el área de Seguridad Pública, porque no hay gente que quiera trabajar en seguridad pública y pues porque no es fácil pasar el examen”, dijo.

En el caso de Enrique Estrada, el edil Héctor Alejandro Cordero Martínez enfrenta la desaparición de tres de sus elementos y el armamento que portaban al momento; se suma el bajo salario que perciben, pues la quincena es de 3 mil 500 pesos.

En Monte Escobedo, sólo uno de los cuatro elementos cuenta con la acreditación debida; el resto tiene permitido portar el llamado tolete.

Benjamín Núñez Cázares, alcalde de Pánuco, lamentó la poca actuación de la SSP para facilitar los exámenes de control y confianza, proceso que cuesta 8 mil pesos por policía, “es complicada la situación, porque tenía 14 policías y sólo pasan unos, se les complican los exámenes de control y confianza”.

José Manuel González Dorado, secretario de gobierno de Santa María de la Paz, informó que actualmente se cuenta con seis personas en seguridad pública, entre ellos se tiene dos oficiales y cuatro auxiliares de seguridad.

Específico que, al inicio de la administración, se enviaron a ocho personas a que realizarán el examen de control, pero nadie lo aprobó.

Quienes logran cubrir en un 40 por ciento la seguridad de sus comunidades son Villa González Ortega, Tabasco y Ojocaliente con 12 elementos; Jalpa, con 14 y Trancoso con 15.

Aunque reprocharon la falta de rondines de la PEP; “las comunidades más alejadas extrañan los rondines, pero es imposible que 12 elementos cuiden a 14 mil habitantes”, dijo, Jesús Mauricio Rodríguez, secretario del Ayuntamiento de Villa González Ortega

En el caso de Ojocaliente, los elementos en repetidas ocasiones han amenazado con abandonar la corporación, ya que han urgido a las autoridades municipales a que les aumenten, por lo menos, mil pesos de sueldo.

El edil Humberto Rincón García, por su parte, afirmó que hay un compromiso firme por parte del gobernador Alejandro Tello Cristerna con cada uno de los policías para dotarlos de las herramientas que necesiten, a pesar del miedo que muchos tienen para trabajar.

El Fortaseg no es suficiente

Hay municipios que cuentan con más de 30 elementos, por lo que sí tienen acceso al programa Fortaseg, como es el caso de Saín Alto y Loreto, con 30 policías; Nochistlán, con 32; Villanueva, con 35; Calera, con 43 y Valparaíso, con 45.

Sin embargo, no logran cubrir las necesidades de sus elementos, ya que algunos de ellos han decidido renunciar para laborar en la PEP, en busca de un mejor sueldo.

Valparaíso y Nochistlán han tenido que recurrir al apoyo del ejército, para tener a cerca de 200 elementos protegiendo a sus habitantes.

El presidente municipal de Nochistlán, Armando Delgadillo Ruvalcaba, ha insistido en repetidas ocasiones a gobierno del estado firmar un convenio de seguridad con el estado de Jalisco, ya que es urgente la coordinación con municipios vecinos para tener más seguridad.

La comunidad de Malpaso, en Villanueva, también ha exigido a autoridades municipales la presencia de elementos castrases, ya que aún se encuentra en completo abandono la caseta de seguridad desde que inició su gestión José Luis García Vera.

José Luis Figueroa Rangel, alcalde de Loreto, pidió más respeto a la autonomía del municipio a la PEP, ya que en repetidas ocasiones despojan de sus propiedades a los detenidos.

A pesar de ser los policías mejor pagados del estado, con 7 mil pesos a la quincena, el Ayuntamiento de Calera ha optado por la instalación de cámaras de video-vigilancia en puntos rojos de la cabecera municipal.

Recientemente, su presiente municipal, Reinaldo Delgadillo, denuncio públicamente el cobro de piso a empresarios del municipio, situación que, a pesar de haber sido expuesta, no ha sido tomada en cuenta

En Tlaltenango

El alcalde Miguel Ángel Varela Pinedo refirió que el examen de control y confianza es un problema en la dirección del municipio, pues aunque se contrataron 38 elementos, solamente 10 aprobaron el examen.

Hasta la fecha no se ha vuelto aplicar exámenes, pero se contrataron a 10 elementos de seguridad pública, que están a la espera de la fecha para las pruebas necesarias. Detalló que 28 elementos sí están certificados.

Varela Pinedo manifestó que los alcaldes, como representantes de un municipio, no tienen la culpa de que los elementos no pasen sus exámenes, ya que muchas personas no tienen la vocación de policía, pues ven el trabajo como un ingreso extra. Asimismo, refirió que existe miedo entre la ciudadanía por la constante violencia que se registra en el estado.

Sin embargo, puntualizó que a los efectivos de seguridad y tránsito se les capacitan de manera constante, para otorgar un mejor servicio a la población.

En Jerez

El titular de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) de Jerez, Esteban Guerrero Nájera, reconoció que el municipio trabaja con alrededor del 33 por ciento de los elementos de policía que se requerirían para la demarcación.

Ahí trabajan 68 elementos de policía, incluidos el director, personal de C4 y área de cámaras. Asimismo, hay personas que desempeñan funciones administrativas y un par de efectivos que, por cuestiones físicas y de salud, no son enviados al trabajo operativo, pese a que tienen aprobado el examen de control y confianza.

Actualmente, específico, se trabaja con alrededor de 35 elementos operativos y se incluyen algunos del área administrativa que, por cuestiones de estrategia, apoyarán en algunos rondines.

El número total de elementos incluye a los tres oficiales que no aprobaron el examen de control y confianza, pero que trabajan en la DSPM, además de otros cuatro que están en espera de que se entregue el resultado de la evaluación y uno más que está en el proceso de exámenes.

Guerrero Nájera consideró que para el municipio se requieren, al menos, 120 elementos operativos, por lo que la cifra que se tiene es baja en comparación con lo necesario.

Aunque detalló que, hasta la fecha, ninguno de los aspirantes ha logrado pasar el examen.

Trascendió que en la última reunión intermunicipal de seguridad, los representantes de varios municipios de la región, plantearon la escasez de elementos, la falta de preparación y la dificultad para la aprobación de los exámenes, por lo que consideraron necesario solicitar que se dé capacitación sobre el nuevo Sistema de Justicia Penal y otros aspectos que les permitan la aprobación del examen de control y confianza.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here