El promedio de las alcaldías del estado evaluadas por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) fue reprobatorio, en la novena edición del Índice de Información Presupuestal Municipal (IIPM).

Al bajar su puntuación de 52 a 44 por ciento de cumplimiento, el estado cayó ocho escalones en la lista en tan sólo un año: mientras que en 2016 se colocó en la sexta posición, para el cierre de 2017 descendió hasta la 14.

Esto colocó a Zacatecas como el segundo con el mayor retroceso en esta materia, sólo por debajo de Morelos, debido a que sus municipios no cubrieron los requisitos mínimos de transparencia que expliquen cómo, cuánto y en qué gastan sus recursos económicos.

La capital apenas pasó con un porcentaje de 62, el más alto. El gobierno de esa demarcación es del PRI, al igual que en Fresnillo y Guadalupe, donde los resultados fueron reprobatorios, de 58 y 55 por ciento respectivamente.

Morelos obtuvo 25 puntos; ahí la administración es del Panal. Al final quedó Calera, gobernado por la alianza PRD-PAN y que registró sólo 20 puntos, el promedio más bajo. De estas cinco alcaldías, sólo en Zacatecas la presidente Judit Guerrero López no aspira a quedarse en el cargo.

Pero los cinco Municipios revisados en el IIMP no son los únicos del estado que ocultan sus cuentas. Según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), ninguno de los incluidos en el Sistema de Alertas de endeudamiento reportó información acerca de sus finanzas durante 2017.

El Imco también señaló a Zacatecas por esa omisión. Ante el proceso electoral de este año, el centro de investigación advirtió con su estudio que “la opacidad puede ser un instrumento para mantenerse en el poder”, pues “no se puede evaluar sin información”.

Los ayuntamientos que incumplieron sus reportes sobre el nivel de deuda pública fueron Zacatecas, Guadalupe, Villa García, Valparaíso, Tlaltenango de Sánchez Román, Tepechitlán, Sain Alto, Ojocaliente, Nochistlán, Juchipila, Pánfilo Natera, Francisco R. Murguía, Concepción del Oro y Benito Juárez.

Ahora todos los alcaldes que dirigieron esas administraciones buscan reelegirse. La mayoría llegaron al cargo por la alianza de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), o entre los dos primeros.

Les siguen los de coalición entre Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Además, están dos casos con representación de un solo instituto político: Nochistlán, con el Partido del Trabajo (PT), y Villa García, con Movimiento Ciudadano (MC).

Hacienda modificó los términos de la recepción de información recientemente y amplió el plazo hasta después del primero de julio, día de la elección, por lo que no hubo efectos para los Municipios. El techo de financiamiento al que podrán acceder los Municipios durante 2019 se determinará hasta entonces, con base en la Cuenta Pública 2017.

Compartir

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here