El problema de abigeato en el municipio se desfasó. Los ganaderos no tienen cifras reales de cuántas cabezas de ganado perdieron en el último año, pero en 2017 cerraron con el robo de 180 cabezas, mientras que en enero y febrero la cantidad se elevó a 120.

Ese número, dijeron ganaderos afectados, es sólo el que se anunció de manera penal y el que dan a conocer por pláticas quienes padecen el delito, pero que finalmente deciden no acabar la queja en demanda ante el Ministerio Público, por temor o bien, porque las autoridades no hacen nada por resolverlo.

“No es la cifra real, porque muchos de los productores ya no denuncian, por miedo o porque las autoridades no ponen atención en ello; es la realidad. Es que ellos quieren que les digan quiénes fueron y no van a decir eso, aunque sepan”, mencionaron afectados, quienes por precaución omitieron su nombre.

Asimismo, advirtieron, el abigeato en la demarcación y sus comunidades es un problema grave, “no podemos esconderlo, está a la vista de todos los productores ganaderos”.

Además, el municipio es el principal productor de ganado a nivel estatal, ya que aporta 30 por ciento del total que se genera en los 58 municipios, con alrededor de 160 mil cabezas de ganado tanto mayor como menor (bovinos, ovinos y caprinos), con mayor porcentaje en vientres y vaquillas.

De esta manera, para los ladrones de ganado, los animales favoritos son los becerros de un año de edad porque “es lo que se comercializa e igual se roban herrado y aretado, de los potreros y agostaderos”.

Lamentaron los afectados que, pese a que insisten a las autoridades sobre el problema, éste persiste y los ganaderos advirtieron que no se reunirán a dialogar con el fiscal Francisco Murillo Ruiseco, quien en fecha reciente ofreció tener una plática con ellos para hablar del tema, pues “las pláticas no dan resultados”, aseveraron.

Asimismo, enfatizaron que lo que ellos quieren son patrullajes constantes por parte de la Policía Estatal Preventiva (PEP),  el Ejército y la policía de abigeato, “y que no patrullen sólo al medio día”.

De igual manera, dijeron que serían cuidadosos en no hablar de algún político en específico “porque no estamos para eso, todos están en un descontento tremendo”, porque la autoridad hace oídos sordos a sus demandas.

Expresaron, que si no denuncian es por temor a la inseguridad, pues el robo es mucho más de lo que se puede decir, lo que es más, no se puede cuantificar de manera exacta, ya que al día desaparecen entre cuatro, cinco o más animales, aunque hay ocasiones, como ahora, en que el robo disminuyó.

Finalmente, sobre la inseguridad, afirmaron que la demarcación “es un pueblo ya intimidado, ya lograron su propósito”, dijeron al referir a quienes contribuyen a los hechos delictivos. Por ello, reiteraron que lo menos que se pueda trabajar con las autoridades, será mejor “ni ponen atención, ni quieren saber nada de eso, así que lo que venos, ni lo vimos ni lo oímos”.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here