En Zacatecas, existen 510 personas desaparecidas, según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), por lo que sus familiares, integrantes de la fundación Familias Unidas en busca de una Esperanza Zacatecas, realizarán por primera vez una búsqueda en fosas clandestinas de material genético para encontrar los restos de sus seres queridos.

Martha Martínez Pérez, integrante de la fundación, dijo que debido a la falta de respuestas satisfactorias de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Zacatecas (FGJEZ), fueron contactados por especialistas en búsqueda de personas extraviadas y desaparecidas de Monclova, Coahuila, quienes en conjunto averiguarán la ubicación de fosas clandestinas con “suerte” de encontrar a sus hijos “aunque sea muertos, aunque no nos agrade la idea”.

Martha platicó que los especialistas, quienes pretenden visitar la entidad a mediados de noviembre, ofrecieron ayudar a los familiares, ya que “se dieron cuenta que en Zacatecas hay muchísimos desaparecidos y muchas veces la gente no dice nada por miedo”.

La ruta de búsqueda de fosas clandestinas aún no está trazada, ya que hasta septiembre del 2018, Zacatecas se posicionó entre los primeros lugares con mayor número de fosas, con 17,  según el último recuento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Sin embargo los primeros lugares en los que los padres, madres, hermanos, hijos y abuelos buscarán son en los tiros de mina y parajes de Zacatecas y Fresnillo, aunque los desaparecidos se extiendan a los 58 municipios.

Reuniones con el gobierno federal y estatal

Martha, madre de Sergio Beltrán Martínez, quién tiene un año y cuatro meses desaparecido, compartió que el 14 de septiembre se asistió a la primera reunión que tuvo el gobierno federal y estatal con familiares, en la que se habló sobre la ineficiencia en la búsqueda de sus familiares.

“Yo tuve la oportunidad de decirles en su cara que no los buscan, yo me atreví a decirles que por qué si en el centro vandalizan una fuente, ahí sí checan cámaras, y por qué si mi hijo desaparece en un antro no checan cámaras”.

La madre de Sergio, además dio cuenta que no a todas las personas con familiares desaparecidos, se les informó sobre la reunión con Rafael Avante Juárez, subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación, “fue a puerta cerrada, hubo muy poca gente, porque sólo quieren publicar lo bueno”.

Describió que aunque el subsecretario se interesó en los casos, escuchó la situación de cada uno de los asistentes, y se comprometió a ayudarlos, no se ha visto avance sobre una segunda reunión con autoridades federales, “nosotros queremos confiar en que se nos va apoyar”, sentenció.

Martha, al igual que los más de cien miembros de la fundación, aseguró que desconfía de las autoridades porque no tienen la certeza sobre las investigaciones de sus casos o si sólo les “darán la ligera”, ya que comparten un miedo, “el miedo de no encontrar a nuestros hijos. Queremos seguir adelante”.

Respecto al ámbito competente a la FGJEZ, expuso que se realizaron reuniones con el fiscal especializado para delitos de desaparición forzada y cometida por particulares, Rodrigo Rosas Collazo, en donde se expone cada caso y los avances, que en muchos casos son inexistentes.

Destacó que después del nombramiento que le dieron a Rosas Collazo como fiscal, se observa con más compromiso a los casos, “además que antes nos quedábamos callados, ahora ya no. Los padres de familia estamos alzando la voz para que sigan trabajando, ¿qué están haciendo ahí? Tiene que haber respuesta porque ahora ya uno mismo se les está pidiendo a las autoridades”.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here