Luego de que Ciudad de México aprobara el matrimonio igualitario en el 2010, el actor mexicano Felipe Nájera y su pareja el productor de teatro Jaime Morales, decidieron casarse, con ello llegó el anhelo por formar una familia y tener hijos.

Algunos años después de su matrimonio la pareja decidió adoptar un niño, pero como era de esperarse no fue nada fácil, pues se sometieron a exhaustivos controles y pruebas por parte del Centro de Estancia Transitoria para Niños y Niñas de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Aunque Felipe y Javier conocieron a quien se convertiría en su hija cuando apenas tenía 4 meses, fue luego de 7 años que la pareja fue considerada apta para adoptar a la pequeña Alejandra.

Durante una entrevista para el diario La Opinión de Bolivia, los nuevos padres comentaron que adoptar fue “ganar una batalla”, sin embargo fue el complemento que necesitaban para consolidarse como una verdadera familia.

“Para nosotros Alejandra no es un trofeo, tampoco una bandera. ¿Con qué moral dicen que tenemos mascotas en lugar de hijos, con qué moral sentencian que los hijos adoptados por familias homoparentales o lesbomaternales se convierten en objetos? Son ellos los que promueven un discurso de odio”, afirmaron en la entrevista.

A pesar de lo que pueda pensar la sociedad, la pareja se preocupa por el bienestar de la niña como lo haría cualquier familia convencional. Pero no toleran las faltas de respeto que puedan tener las personas en contra de la comunidad LGBT.

“Como activistas, no podemos quedarnos callados ante la intolerancia del clero hacia nuestra comunidad. Buscamos se respete la forma que hemos elegido de ser familia”.
Finalmente la pareja aprovechó para hacer un llamado a la reflexión sobre los conceptos que aún mantienen algunas personas sobre las parejas gay.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here