Locales

Bendicen a danzantes de Valparaíso

Más de 30 grupos de danzas de matlachines de Fresnillo, municipios vecinos y de Jalisco, participaron en la segunda bendición de danzas prehispánicas, que este domingo desfilaron por las principales calles y posteriormente recibieron reconocimientos por el presidente municipal, Saúl Monreal Ávila.

Después se les ofreció una misa en su honor en el templo de La Purificación, en la que recibieron la bendición del sacerdote para que este año sea próspero en trabajo para los danzantes, quienes comenzaron a formarse desde temprana hora en el Monumento a la Bandera, donde comenzaron a arreglar sus atuendos, penachos, faldas, fajas y huaraches, entre otros objetos utilizados, todos con un solo fin, bailar para su santo de más devoción, que también los acompaña mediante imágenes en sus presentaciones.

Luego del desfile y de atraer con su música y colorido a cientos de espectadores, el alcalde Saúl Monreal, ante José Pérez Cortez, presidente de la Unión de Danzas,  les entregó reconocimientos a los representantes de los grupos y les dijo que cuando recibió la invitación de la Mesa Directiva de la agrupación, no dudó en poner “su granito de arena”.

“La verdad, este tipo de tradiciones las debemos de resaltar y fomentar, por eso me gusta que haya muchos niños y jóvenes que siguen las tradiciones de los abuelos de los tíos y sus padres”.

“Por ello, invito a Héctor y a José para planearan el Primer Festival de Danzas aquí en Fresnillo y que para fechas posteriores se piense en otorgar premios.

El alcalde también felicitó y reconoció los esfuerzos que hacen los grupos por impulsar sus danzas y por asistir al municipio a participar de tan lejos, como el grupo La Guadalupana de Colotlán, Jalisco; la Sangre Nueva de Fresnillo; San Judas Tadeo, de Cañitas de Felipe Pescador; La Guadalupana de Valparaíso y la de San Isidro de Calera de Víctor Rosales.

Durante el recorrido dancístico, resaltó la presencia de la imagen del Santo Niño de Atocha, que fue vestido como los danzantes para que los representara.

Luego, los danzantes se postraron a los pies de la Virgen de La Candelaria, en el templo de La Purificación, donde escucharon misa en su honor para luego recibir la bendición para que tengan un año próspero y lleno de mucho trabajo.

Los danzantes se mostraron contentos y alegres, ya que tuvieron la oportunidad de bailar para todos los espectadores en la Rinconada de la Purificación.

Después de recibir el reconocimiento cada uno de los organizadores de este evento cultural, varias familias fresnillenses les ofrecieron una comida, cuyos platillos fueron mole rojo, asado de boda, nopales con carne de puerco con chile rojo, arroz y espagueti, frijoles, tortillas y refrescos.