Estatales

Renuncian policías por miedo

Ismael Camberos Hernández, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), informó que en el primer mes de este año cinco policías estatales renunciaron y dos más pidieron licencia, por los ataques de los que han sido objeto elementos de la corporación.

Este martes, en conferencia de prensa, el funcionario precisó que varios efectivos han sido amenazados después de detenciones y/o enfrentamientos; incluso, en uno de los casos, a uno de los uniformados le dejaron una cartulina con mensajes de intimidación en el domicilio de un familiar.

En lo que va de 2020, la Policía Estatal Preventiva (PEP), cuya fuerza no rebasa los mil 200 elementos, sufrió cuatro agresiones armadas que, aunque sin bajas, un efectivo fue lesionado.

De los ataques contra la corporación de seguridad, ocurridos en municipios del sureste del estado, dos fueron en Pánfilo Natera, uno en Noria de Ángeles y otro más en Loreto, donde hubo saldo negativo para los oficiales, con uno herido.

El más reciente fue la noche de este lunes, en Pánfilo Natera, donde policías persiguieron a sujetos sospechosos que iban a bordo de una camioneta; los ocupantes de ésta accionaron armas de fuego contra los uniformados y les lanzaron una granada de fragmentación, para luego huir.

Camberos Hernández explicó que los grupos delincuenciales que operan en la entidad cada vez responden con más violencia a las acciones implementadas por las autoridades para aminorar su fuerza de reacción y erradicarlos.

En la zona sureste de Zacatecas se ha enquistado un cártel que se regionalizó, por lo que los tres niveles de gobierno se han enfocado en esa área, así como en la conurbada, de la capital y Guadalupe, donde se cometen diversos delitos.

Además, en la actualidad varios municipios del estado carecen de policías municipales, como Apulco, Melchor Ocampo, Mazapil, Monte Escobedo y Tepetongo, por lo que oficiales de la PEP y de la Guardia Nacional han debido encargarse de las labores de vigilancia ahí.

El titular de la SSP agregó que los grupos delincuenciales modifican su operación y como ejemplo citó que aumentó el número de mujeres que participan en ilícitos, toda vez que reconoció que existe sobrepoblación en el Centro Regional de Reinserción Social (Cerereso) femenil de Cieneguillas.

El penal está diseñado para 150 internas, pero se custodian a poco más de 170; de este sector, la mayoría de las detenidas han sido por narcomenudeo y portación de arma de fuego. Camberos aceptó que también se ha registrado participación de menores de edad, porque obtienen penas reducidas en caso de ser detenidos.