Locales

Maestro de Valparaiso imparte clases casa por casa

La vocación y la satisfacción de ver a sus alumnos salir adelante, son las fuerzas que impulsan al maestro Otoniel Ibarra Muñoz, quien, a pesar de la contingencia sanitaria por el coronavirus Covid-19, visita a sus alumnos casa por casa una vez cada semana para llevarles la tarea correspondiente ante la falta de tecnología.

Luego de que la titular de la Secretaría de la Educación de Zacatecas (SEZ), Gema Mercado Sánchez, reconociera públicamente en conferencia de prensa, al profesor Otoniel por su entrega, por tomar la iniciativa de acudir a las viviendas de los estudiantes ante la limitante de las nuevas técnicas, NTR Medios de Comunicación lo localizó para conocer su experiencia.

Con 406 habitantes, San Juan Capistrano es una localidad ubicada a 83 kilómetros de distancia de la cabecera municipal, muy cerca de la hermosa e imperiosa Sierra de Valparaíso, lo que limita el acceso a los métodos modernos de enseñanza, pero no impide el tesón de enseñar y que sus niños y jóvenes aprendan.

Con 27 años de docencia, el maestro Otoniel da clases en la telesecundaria y lo apoyan los profesores Valeria y Marco Antonio, cada uno con un grado a cargo.

En entrevista, expuso que la supervisora Amelia Montelongo reunió a los docentes de las 11 escuelas de la región para elaborar el material que se utilizaría ante la contingencia y la necesidad de establecer la cuarentena.

Con esta acción se están retroalimentando para sobrellevar la situación que afecta no sólo a la comunidad, sino a todo el país.

México Independiente es el nombre de la telesecundaria donde labora y que alberga también a alumnos indígenas, por lo que es bilingüe; son 12 alumnos de la etnia tepehuana y 30 oriundos de la localidad.

Los grupos que atienden en la escuela están distribuidos de la siguiente manera: 14 en primero, 16 en segundo y 12 en tercer grado; de estos alumnos, en primero se integran tres de origen indígena, en segundo hay cuatro y en tercero son cinco.

El profesor detalló que cada semana intenta realizar visitar por lo menos dos veces a la semana a sus alumnos y, en el caso de quienes viven en la sierra, acude una vez.

Explicó que de la cabecera municipal a San Juan Capistrano se hace una hora 15 minutos, pero además de la distancia, los caminos están en pésimas condiciones, lo que obliga a los alumnos a hacer hasta tres horas de tiempo para llegar desde sus lugares de origen a la escuela: “cuando consiguen raid, si bien les va”.

Ante esta vicisitud, en la comunidad se estableció un albergue escolar para que los alumnos permanezcan de lunes a viernes en el lugar tienen alimento y dónde dormir, llegan el domingo por la tarde y el viernes, después de terminar la jornada escolar se van de regreso a sus casas.

Dijo que el albergue da atención a cerca de 45 niños de los distintos niveles de educación básica.

Los gastos los asume gobierno del estado por medio de la Secretaría de Educación, ya que es uno de varios existentes en la entidad.

En este sitio trabajan dos cocineras, un intendente y dos tutoras de los menores, además del director, quien surte la despensa cada semana.

El maestro Otoniel destacó que su plantel tiene el privilegio de tener el apoyo del Programa Escuelas de Tiempo Completo, lo que les permite tener todo el material impreso para entregárselo a los alumnos y permitir que ellos hagan sus actividades apoyándose en sus libros de texto.

Y es él quien lleva los materiales a los alumnos porque vive en la comunidad; sin embargo, aclaró que sus dos compañeros lo apoyan en la elaboración de los mismos.

Resaltó que cada semana visita entre cuatro y cinco casas; según la experiencia, comentó que en ocasiones encuentra a todos los alumnos de los distintos niveles; en ese caso, la dinámica es que les entrega el material de la semana y recibe el de la pasada, además de que les ayuda a disipar dudas y revisa su avance.

Con relación a la pandemia, el profesor aseguró que la gente en las comunidades no cree mucho en el tema; sin embargo, han entendido que deben obedecer a la señora “Susana distancia” y seguir las recomendaciones de higiene y de limpieza de las secretarías de Salud y de Educación.