Los desplazados de Valparaíso

Estimado lector, hoy más que una columna de informes acerca de las tareas legislativas y la agenda política, quiero tratar un tema más profundo.

Un tema con el que ha convivido la sociedad zacatecana por años, pero que en los últimos meses se agravó, y que pese a las exigencias y el alza de sus voces, miles de ellas, pareciera no ser suficiente para quienes más interesados deberían estar, los gobiernos.

Se trata de los desplazados en las comunidades de los municipios zacatecanos, Jerez, Tepetongo, Valparaíso y Fresnillo principalmente, pero también algunos otros circundantes que han sufrido la misma historia, es por todos.

La semana pasada me reuní con varios de ellos, principalmente provenientes de las comunidades de Palmas Altas, Sarabia, Guadalupe Victoria, Ordóñez, Villa Hermosa, Cieneguitas, San Isidro, El Poleo, Parral de las Huertas y Santa Elena, de Jerez.

Así como de Juanchorrey, La Tinaja, Santa Rosa y La Joya, en Tepetongo, pero como digo, se les suman los pobladores de otros municipios zacatecanos.

Es indescriptible el desgarrador sentimiento de ver a las familias llorando, suplicando al Gobernador y al Gobierno Federal de Morena ser atendidos y que se les brinde la atención que como ciudadanos tienen derecho, lamentos clamando justicia, exigiendo que se haga algo por ellos, así como ellos en su momento, les brindaron su confianza.

Sus casas agujeradas por los proyectiles, vehículos calcinados, su ganado ya no existe y sus cosechas de durazno a punto de perderse.

Rabia, impotencia mucha tristeza es lo que hay en sus rostros, es tan fuerte, que es capaz de transmitirse, con certeza se los digo, no hubo legislador o medio de comunicación a quien no se nos hiciera un nudo al escuchar sus historias.

¿Pero qué está pasando pues con Zacatecas? ¿Qué están haciendo los gobiernos? El Gobierno Federal, a través del Presidente López Obrador, diciendo desde su mañanera del 2 de marzo, que “no es tan grave”, que “solo son unos cuantos desplazados”, que “no es como antes”, tratando de defender a su administración, engañando a los mexicanos y a los zacatecanos, intentando hacernos pensar que no está pasando nada.

Y por el otro lado, nos encomiendan a los brujos para ver si encontramos una respuesta de cuándo se resolverá la situación para todas las partes.

Hoy el estado de Zacatecas es la entidad más peligrosa del país, por encima de aquellos estados por los que hace algunos años nos daba miedo tan solo mencionar, Tamaulipas, Baja California, Chihuahua, Michoacán; hoy es al revés.

La capital de nuestro estado recientemente se posicionó en el nada honroso tercer lugar de las 50 ciudades más peligrosas, ¡Del mundo! Sí, Zacatecas es la tercera ciudad más peligrosa de nuestro planeta, por encima de ciudades de países como Brasil, Colombia, Jamaica y aquellos que toda su historia han sido bélicos, como los de medio oriente.

A eso hemos llegado, en eso se ha convertido nuestro estado y nuestros municipios, y los gobiernos no tienen ni entre sus planes resolverlo.

Comenta esta noticia

Otras noticias